Colección de lecturas
 

El reino al revés
por Donald B. Kraybill


The Upside-Down Kingdom
Copyright © 1878, 1990 Herald Press (Scottdale, EEUU)
Traducción: Marta J. de Mejía
Copyright © 1995 Ediciones SEMILLA (Guatemala)
Reproducido con permiso para www.menonitas.org


Contenido

Prefacio del autor

  1. Abajo es arriba
  2. Política en el monte alto
  3. Piedad en el templo
  4. Pan en el desierto
  5. Esclavos libres
  6. Pobreza de lujo
  7. Desvíos al derecho
  8. Piedad impía
  9. Enemigos que se aman
  10. Los de afuera, están adentro
  11. Lo bajo es alto
  12. Fracasos exitosos

Guía de discusión para líderes. Bibliografía. Autor


Descargar en formato EPUB.  epub El reino al revés


Prefacio del autor

Este libro es un estudio del reino de Dios de acuerdo a los evangelios sinópticos. No es un trabajo novedoso, puesto que hay muchos otros libros que también tratan este tópico. Dos aspectos de mi herencia teológica anabautista acentúan lo singular de este tratado particular acerca del reino.

En primer lugar, soy un teólogo laico. Habiendo aprendido que no debemos dejar la teología sólo a los teólogos, he escrito como un laico que quiere compartir lo que sabe con otros. Capacitado en sociología, tengo la tendencia de leer las Escrituras a través de los lentes de esa disciplina académica. Este esfuerzo es bastante precario porque al caminar entre las disciplinas de teología bíblica y la sociología, uno puede insultar a los guardianes de ambas tradiciones. La combinación de la herencia de una reforma radical y un entrenamiento sociológico presenta una perspectiva que puede parecer un poco irreverente. Espero, sin embargo, que este enfoque será tanto estimulante como provocativo.

En segundo lugar, he tomado el Nuevo Testamento y particularmente a Jesús en forma seria. He limitado el estudio a los evangelios sinópticos porque ellos nos brindan el más fiel retrato de la vida y enseñanzas de Jesús. Muy pronto será obvio para el lector que yo creo que Jesús tiene mucho que decirnos a nosotros en estos tiempos modernos. Sus palabras y enfoques ponen una nota de corrección a nuestro estilo de vida materialista, al hacer la guerra, a la búsqueda de un status, y al exclusivismo religioso. Siempre existe la tendencia entre los cristianos de desear unas cuantas reglas explicitas que obedecer en su viaje espiritual. He intentado tratar el material bíblico de manera fresca, aunque decepcionaré a los que buscan nuevas reglas. El libro hará que surja una multitud de interrogantes. Las respuestas, creo firmemente, deben ser formuladas en el contexto de los pequeños grupos de los hijos de Dios. Espero que la perspectiva cabeza abajo provoque discusiones estimulantes que capaciten a los creyentes cristianos a un discernimiento más exacto de la voluntad de Dios para sus vidas.

La segunda edición ha sido revisada totalmente, línea por línea, palabra por palabra; pero el argumento original permanece intacto: el reino de Dios anunciado por Jesús inauguró un nuevo orden de cosas que parece al revés en relación a la cultura de Palestina del primer siglo. Es más, el reino de Dios en su expresión contemporánea tiene características contrarias a las diversas culturas en que irrumpe alrededor del mundo. El número de investigaciones sociológicas del mundo social del tiempo de Jesús que han aparecido después de la primera edición es sorprendente. Esta edición revisada utiliza muchos de esos ricos recursos. He pulido el texto completamente y en ciertos lugares he aclarado la fuerza de ciertos argumentos.

Muchísimas personas me brindaron valiosos consejos acerca de la primera edición. Las siguientes personas fueron colaboradores constructivos en relación al primer manuscrito: Donald Blosser (capítulos 5-6), Charles de Santo, J. Elvin Kraybill, Paul G. Landis, Beverly Lord, Willard Swartley, Eugene Witmer y John Howard Yoder. Estoy muy agradecido por la forma en que ellos compartieron conmigo su tiempo e ideas.  Además, Gerald Bender, Zelah Bender, Ken Brubaker, Pan Brubaker, Stanley Godshall, Susan Godshall, Frank Kraybill, Ann Miller y Park Miller leyeron una copia rústica de la primera edición y me brindaron valiosos consejos.

Las siguientes personas me ofrecieron ideas constructivas para mejorar el texto y la sustancia de la segunda edición: Charlotte Baker-Shenk, Donald Blosser, Richard B. Gardner, Ray C. Gingerich, J. Nelson Kraybill, Ruth D. Lesher, Jay E. McDermond, Mike Medley, Lauree Hersch Meyer, Marck y Tracy Murray, Willard Swartley y Paul Zehr.  Tengo gratitud por toda su ayuda y sugerencias.  Jeanette S. Martin, en su forma característica, me brindó asistencia editorial y apoyo en el procesador de palabras para toda la revisión.  Michael A. King, editor de Herald Press, pulió el texto revisando en formas creativas y llenas de imaginación.  Deseo agradecer especialmente al antiguo editor de mi libro, Paul M. Schrock, ahora director de Herald Press por su cuidado y apoyo en este proyecto a lo largo de muchos años.

Donald B. Kraybill